Publicidad

Jorge González y su ACV

por · Marzo de 2015

Publicidad

A propósito del ACV que sufrió el músico chileno Jorge González, su biógrafo, el periodista Emiliano Aguayo, desmenuza el impacto. «No solo eran evidentes sus graves problemas de voz, sino también sus descoordinados movimientos», escribe en esta columna.

En los medios de prensa chilenos hay quienes son una biblioteca de lo que pasa con la música en el mundo, pero apenas conocen lo que pasa en los escenarios chilenos. Estos días, luego del informado ACV detectado en Concepción, los medios algo han dicho y algo han mostrado, de manera muy oportunista, tal vez, como fotografías y un video que anda por ahí de González caminando por Santiago.

Si a los medios les interesara más la música chilena, habrían estado en el inicio de la gira de González en Coquimbo, y hasta podrían haberse dado —desde su lógica— un festín, porque esa presentación no fue buena.

La gira verano 2015 siguió tal cual, tan mal como había comenzado. Y era extraño, porque recién a fines de año 2014 el músico había estado en Club Chocolate y Liguria y las presentaciones habían sido perfectas.

Es decir, a solo 1 ó 2 meses de diferencia, la performance de González cambió. Se le veía errático, con graves problemas de voz y evidentes signos de descoordinación motora. Hasta ahí, personalmente leí posteos de la galería que se preguntaban «¿qué le pasa a González?», con una repercusión nula en los medios de prensa, siendo el músico popular vivo más importante del país.

Y lamentablemente, la gira siguió tal cual. Es decir, si González no tuviera la tremenda banda que tiene, los shows no podrían haberse dado. Por ejemplo, muchos de los asistentes que vieron esa gira, podrán estar de acuerdo en que Gonzalo Yáñez fue el responsable de levantar bastante los shows.

Justo parte de mis vacaciones fueron en el sur, por lo que me di una vuelta para verlo en lo que al final fue su penúltima actuación, en Lebu (06/02/2015).

Fue complicado verlo, preocupante, porque no era el González que recién había visto a fines de 2014. No era para nada el músico de estos últimos, qué sé yo, quince años.

En algún momento, y para responder a lo que se comentaba en las redes, los comunicados oficiales de la producción hablaron de una gripe mal cuidada, de un viaje largo de Alemania que le había complicado, pero cuando lo vi en Lebu no solo eran evidentes sus graves problemas de voz, sino también sus descoordinados movimientos, a tal punto que tras el escenario se le veía caminar, a ratos, con ayuda de sus propios músicos. Lo peor fue que también el público no lo veía bien y lo comentaba durante el concierto. Por supuesto, sin tragarse el tema de la gripe y siendo bastante más insidiosos.

Es decir, con lo que se veía desde bajo el escenario no había que ser médico para darse cuenta que eso no era una gripe, sino algo mucho peor.

Lamentablemente, fue tarde el traslado al centro médico. No sé a qué se debió.

Por ahora, la verdad, solo decir ‪#‎FuerzaJorge‬

jorgegonzalezacv
Jorge González y su ACV

Sobre el autor:

Emiliano Aguayo (@EmilianoAguayo) es periodista y autor de los libros Maldito Sudaca (2005) y Las voces de los 80 (2012).

Comentarios