Publicidad

El show de los discos: The Eraser

por · Agosto de 2021

Thom Yorke tenía 32 años cuando apareció Kid A, el momento exacto en que empezó a escupir los discos sin tener un plan y cuando había dejado de ser un músico que intentaba llamar la atención.

Publicidad

No tenía sentido seguir haciendo lo mismo. Thom Yorke tenía 32 años cuando apareció Kid A, el momento exacto en que empezó a escupir los discos sin tener un plan, sin saber lo que estaba buscando, y cuando había dejado de ser un músico que intentaba llamar la atención.

Menos calculador y resultadista, pero también más cómodo y decidido, las ideas empezaron a brotar en forma de capas, secuencias y palabras.

Incluso, algunas de sus canciones semejaban intentos a medio cocinar o, derechamente, sin resolver del todo.

A esa altura, para el cambio de milenio, Radiohead y su música disfuncional habían capturado el espíritu de nuestra era, justo cuando la revolución digital entró en un acelerador de partículas y cambió el mundo como lo conocíamos.

Pero sobre todo Yorke había empezado a utilizar el estudio de grabación como instrumento y principal herramienta de composición.

Así se entiende The Eraser, su enorme debut en solitario publicado tras el impactante tridente Kid A-Amnesiac-Hail to the thief.

El disco abre con un piano de Jonny Greenwood y sigue con un tema montado sobre el beat que suena como una bolsa de vidrio.

Alguna vez contó que “Analyse” lo escribió en Oxford cuando un apagón dejó a oscuras un montón de construcciones de otro siglo.

“Black swan” es un rescate de las sesiones de Kid A y tal vez el punto más alto del disco, junto a “The Eraser” y “Harrowdown Hill”, un tema llamado así por el lugar donde un experto militar fue encontrado muerto tras contarle a un periodista que el gobierno británico había mentido sobre las armas de destrucción masiva halladas en Irak.

Con Yorke a punto de cumplir los 40, The Eraser usa como pegamento armónico su voz sin efectos, entre capas de pianos galopantes y ritmos complejos, que uniforman un disco tan experimental como sentido.

Por supuesto, casi no hay guitarras y también figuran Stanley Donwood en el arte y Nigel Godrich en producción. The Eraser, y con esto termino, es Thom Yorke jugando a estirar la paciencia del trance desde su habitación: fallando, acertando, inquietando y logrando verdaderos momentos de belleza y sentido pop en este disco, el primero con su nombre en solitario.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por El show de los discos (@elshowdelosdiscos)

El show de los discos: The Eraser

Sobre el autor:

Justiniano

Comentarios