Publicidad

Especial Roberto Bolaño

por · Noviembre de 2016

Publicidad

Dicen, de Roberto Bolaño, que era un polemista natural, intratable en el ejercicio retórico y entusiasta seguidor de los escritores dispuestos a terciar en la discusión. «Si estabas de acuerdo con una cosa, él rápidamente cambiaba de opinión para ejercitar todas las posibilidades de un tema». Quien habla es el mexicano Juan Villoro desde Bolaño cercano (Haasnoot, 2008) —del puñado de documentales que buscan perfilar al chileno, tal vez el más parecido a una sobremesa con el escritor—. Según el autor de El testigo, a Bolaño «le gustaba tener razón, a pesar de continuamente cambiar de razón». Otro de los entrevistados, el español Enrique Vila-Matas, cuenta una anécdota que ayuda a formar una imagen: «Un día le hablé muy mal de Bush. Ante mi asombro, Bolaño defendió un aspecto de su administración solo para poder discutir y me di cuenta que hasta era posible hacerse pasar por un simpatizante de Bush». Desde Bolaño por sí mismo (Ediciones UDP, 2006), tal vez la mejor biografía publicada del autor de 2666, el hijo de una profesora y un camionero y boxeador deja entrever en sus respuestas a los periodistas lo que equivale a la caja negra de los aviones: las palabras antes del accidente, la voz que atraviesa turbulencias con una última entereza: «Yo tengo un tipo de sangre que solo tienen los que han escrito Los detectives salvajes».

En este especial del equipo que hacemos paniko.cl —que comenzó a bullir con la noticia del traspaso del catálogo de Roberto Bolaño de Anagrama hasta Alfaguara—, escarbamos entre historias y conjeturas para volver a hablar del detective interesado en los cabos sueltos.

*

Notas al pie de página: Roberto Bolaño
Por Matías Rivas

Hermana de Bolaño sobre Carolina López: «Mi mamá sufrió mucho por esa mujer»
Por Ignacio Molina

La historia no contada de León Bolaño: «Mi hijo no se dejaba dominar por nadie»
Por Andrés Gómez Bravo

Un héroe de la domesticidad, un ser humano perfecto
Por Camilo Marks

Bolaño
Por Alberto Fuguet

Un Bolaño sin espíritu salvaje
Por Alejandro Arturo Martínez

Cuando Bolaño jugaba a la guerra
Por Ignacio Molina

El espíritu de la ciencia-ficción
Por Roberto Bolaño

Papeles de un afuerino
Por Bruno Montané

Discurso de Caracas
Por Roberto Bolaño

No más Roberto Bolaño, por favor
Por Alejandro Arturo Martínez

Un narrador en la intimidad
Por Roberto Bolaño

Un congreso con la amante de Bolaño
Por Alejandro Arturo Martínez

2666 goes to Hollywood
Por Pedro Pablo Salas

Yo no fui amigo de Bolaño
Por Felipe Cussen

Intento de agotar a los mecenas
Por Roberto Bolaño

Especial Roberto Bolaño

Sobre el autor:

Alejandro Jofré (@rebobinars) es periodista y editor de paniko.cl.

Comentarios