Publicidad

Esperando a Ragnar Lodbrok

por · Enero de 2016

Publicidad

Vikings, la serie del canal History —disponible en el catálogo de Netflix—, se empeña en entregarnos la más fiel representación de la vida nórdica del siglo VIII. Mientras vemos los episodios, aprendemos algo de las costumbres de los normandos, sobre todo las relacionadas con sus dioses Odín, Thor y Loki. Evidenciamos los grandes banquetes y borracheras, sin olvidar los castigos y las sangrientas batallas que libra el pueblo vikingo. En contraste con su aparente «salvajismo», en Vikings se cuelan adelantos sociales increíbles para la época, sobre todo si hablamos de las mujeres, capaces de separarse, reinar y de tener independencia e ir a la batalla como cualquier otro hombre del siglo marcado por la expansión musulmana. Sin abusar de los desnudos como ocurre en Game of Thrones, la gran mayoría de los personajes de Vikings son atléticos, corpulentos y atractivos. De entrada, Ragnar Lodbrok, el protagonista, es interpretado por el ex modelo de Calvin Klein, Travis Fimmel, un hombre visionario que busca llegar a donde nadie ha llegado nunca. Lodbrok es un animal en el campo de batalla pero sus debilidades —su familia y las mujeres— le jugarán más de alguna mala pasada.

De corte épico y más bien realista, Vikings se mueve sobre el eje de la envidia. La creciente fama de Lodbrok llama poderosamente la atención del jefe tribal Jarl Haraldson, interpretado por el reconocido actor Gabriel Byrne (D’Artagnan en El Hombre de la Máscara de Hierro), quien tratará de evitar sus viajes marítimos y ahogar todo su prestigio. Entonces el protagonista vivirá una epifanía religiosa y cultural al verse influenciado por dos grandes amigos: Athelstan (George Blagden), un ex monje católico que tomó prisionero en Inglaterra, y Floki (Gustaf Skarsgård), un vikingo fanático de su cultura.

Así el vikingo Ragnar Lodbrok perseguirá el equilibrio entre sus compañeros, aunque por momentos terminará absorbido por la cultura cristiana de Occidente.

Por otro lado, el hermano de Ragnar, Rollo (Clive Standen), es el hombre más fuerte de su grupo y lo acompaña con entusiasmo en sus viajes cruzando el Mar del Norte, al tiempo que lo detesta por ser el preferido de los dioses. Además, para levantar otra línea de conflictos, Ragnar es el esposo de Lagertha (Katheryn Winnick), la mujer a quien alguna vez él también amó.

La envidia, el amor y el odio entre hermanos son permanentes en la serie. También existe la traición entre ellos. Una mezcla de ingredientes que regresa este 18 de febrero con el estreno de la cuarta temporada de Vikings, donde el destino de Rollo cambiará completamente.

Esperando a Ragnar Lodbrok

Sobre el autor:

Camilo Arellano (@CamiloPaolo).

Comentarios