Publicidad

Para distraer

por · Agosto de 2016

Publicidad

Rodriguistas es el proyecto de Arturo Rodríguez, músico que, entre otras, ha pasado por bandas como Jirafa Ardiendo, Los sin retorno, Yeti y los talquinos Katapulpo. Este año lanzó Peligroso, primer largo en cuyos tracks nos encontramos con una variedad de registros que van desde el folk intimista, las raíces latinoamericanas y algo de punk. Vía correo electrónico, repasamos con Arturo sus discos esenciales, las posibilidades de la canción política y su propia ética al momento de componer.

Tu carrera musical tiene varias estaciones, una de ellas Jirafa Ardiendo. Cuéntanos un poco cómo llegas a formar parte de una banda que, me parece, es emblemática de la movida más indie chilena.

—Ingresé a Jirafa Ardiendo hace 10 años, y participé en la última etapa de la banda, la del Pulmonía (2008). Fueron momentos geniales, éramos vecinos en la sala de ensayo cuando tocaba en Yeti y me enteré que buscaban guitarrista, llevé mis cosas a su sala y empezamos a tocar. Hicimos cosas interesantes para ser una banda autogestionada e independiente; recuerdo especialmente la gira a Europa, el lanzamiento del disco y la despedida, todos esos eventos marcaron mi carrera y también mi vida personal positivamente. Intentamos mantener el contacto entre nosotros, quedamos re amigos, fue una separación muy amena y hemos seguido cooperando en nuestros respectivos proyectos musicales. De hecho Nicolás Moreno (ex bajista de Jirafa) ha sido un constante colaborador y co-productor de casi todas mis grabaciones como Rodriguistas. Una de las mejores cosas que hay en la vida es tocar en una banda, grabar discos y salir de gira.

La apuesta de Rodriguistas va más por el lado de jugar con distintos géneros musicales antes que el encasillamiento, lo cual en términos de público puede ser un poco arriesgado. ¿Por qué escoger la versatilidad antes que la, digámoslo así, comodidad de un género?

—Con Rodriguistas hago lo que me da la gana en términos musicales, no me guardo nada, es la gracia de tener un proyecto solista. Escucho mucha música, muy variada, y compongo en guitarra de palo y en el piano (no teclado), por lo que las composiciones son en esencia variadas, no trabajo desde el arreglo, cada obra la trabajo por separada y voy añadiendo lo que me pide y con los recursos que tengo a mano, entonces el resultado es bien ecléctico.

»Además no veo la necesidad de ‘justificar’ eso, la carrera de un músico no puede ni debe ser un Fondart constante, los artistas no tenemos que andar justificando ni añadiéndole ‘objetivos’ ni ‘contextualizaciones’ a nuestra obra, no debemos depender del mercado, ni de las casi nulas políticas culturales, tenemos que arriesgarnos constantemente. La comodidad es la muerte del arte».

Hace un par de años hubo una especie de renacimiento de la ‘trova’ y se habló mucho de una especie de revival de la Nueva Canción Chilena que, como todo lo que a veces infla la prensa música, nunca fue. La portada de Peligrosos toma la estética de la Brigada Ramona Parra. ¿Es posible todavía la canción política en su acepción más tradicional?

—Creo que la canción política nunca murió. Siempre ha habido repertorio político, lo que pasa es que las radios no lo ponen. Aparte de la versión más tradicional de guitarra de palo y voz , tanto el hip hop como el punk han mantenido abierta esa puerta. No creo en los ‘revival’, cada movimiento y contexto es único, es muy de la prensa musical eso de enganchar algo actual a algún momento épico del pasado o con alguna leyenda de la música, no pesco mucho eso porque sé que es un gancho para poder publicar. Desde que me acuerdo que casi todos los años aparece un ‘nuevo Víctor Jara’ o una ‘nueva Violeta’, cuando hay que esperar la carrera que desarrolle el artista, con un disco o un Ep no tienes material suficiente para que empiecen esas comparaciones.

»Con respecto a la portada, que fue realizada por Álvaro Zamudio, la pensamos a propósito así, para despistar, para hacerte creer que es ‘Nueva Canción’, cuando en realidad es otra cosa. El nombre ‘Rodriguistas’, también está pensado así, para distraer, si bien es en parte por mi primer apellido, también es como se les llama a los del Frente, tiene una connotación política bastante incómoda para Chile, no es un tema zanjado… además sus comunicados tienen mucho sentido hoy, en muchas cosas tuvieron razón, como por ejemplo en que la Concertación no era de fiar».

Además de este proyecto, hace poco te integraste a la banda talquina Katapulpo, donde se mezcla el post hardcore con una fuerte influencia post-rock —mucho delay, reverb; que recuerda un poco a Explosions in the Sky o Mogwai—, ¿cómo surge la idea de entrar al ahora quinteto? ¿ves alguna proyección con la banda?

—La idea surge de una amistad de años que tengo con Roly (vocalista y letrista de la banda). Cuando nos trasladamos con mi familia a vivir a Talca hace exactamente un año, fue el primero con el que me junté, me comentó que Katapulpo estaba volviendo a las canchas y que por qué no iba a un ensayo a ‘cachar la onda’. Fui a ese primer ensayo y me gustó mucho el material nuevo; alejado de estereotipos y del encasillamiento, siempre rock, fuerte y con letras directas, con un discurso políticamente incorrecto y mezclando samplers con ambientes ruidosos; ¡la raja!

»Empezamos a ensayar para el Festival Hardcore Punk, Furia, y creo esa fue mi primera tocata con ellos. Ahora estamos grabando un Ep, que estoy produciendo, y esperamos que vea la luz durante este año. Durante este tiempo hemos tocado en diferentes ciudades y todo indica que seguirá así».

¿Escuchas alguna banda chilena actual?

—Sí, estoy constantemente escuchando música que sale, toco bastante, por lo que me ha tocado compartir escenario con un montón de bandas y solistas, desde Javier Barría hasta Los Sin Retornos, ahí he tenido la suerte de participar en muchos lanzamientos y tocatas y poder ver de cerca lo que hacen mis colegas y veo que hay gran calidad y variedad de estilos.

»De bandas actuales me gustó mucho un ep de Parálisis del Sueño. Tortuganónima son excelentes y quiero puro verlos en vivo, al igual que a ECSDLQHP. El Ep Abrigo de Congelador lo escucho bastante también. Cuando llegué a Talca me mostraron a los linarenses Planeta Mente y me gustaron caleta. Hace unos meses compartimos escenario con AKBAL, talquinos metaleros que suenan increíble en vivo, y que su disco Mirando al cielo está buenísimo también».

En la historia del rock y la música popular en general suele narrarse un hecho que se repite: un disco o un concierto funcionan como chispazos creativos, con mayor o menor éxito. ¿Podrías armar una lista de tus discos esenciales?

—¡Uf! ¡Podríamos estar un año en esto! Cada día se van sumando más discos a esa lista que espero nunca termine. Soy mucho de escuchar discos, los escucho de principio a fin, casi no escucho canciones sueltas, soy muy respetuoso con eso, por lo que la propuesta se me hace muy difícil, pero intentaré hacer el ejercicio… Beatles White Album, Metallica Master of Puppets y Ride the Lightning, Los Jaivas Sueños de América y Alturas de Machu-Pichu, Víctor Jara La Población y El derecho de vivir en paz, Spinetta A 18´ del Sol y Artaud, Violeta Parra Composiciones para guitarra, Velvet Underground Loaded, Robert Wyatt Rock Bottom, Tom Zé Com defeito de fabricaçao, Clem Snide The Ghost of Fashion, Miles Davis Kind of Blue, Radiohead OK Computer, The Walkmen Bows and Arrows, Claudio Arrau Beethoven: Piano Sonatas, Johnny Cash Bitter Tears – Ballads of the American Indian, Tropicalia Ou Panis et Circensis, Syd Barrett Madcap Laughs, Pink Floyd Obscoured by Clouds, Genesis The lamb lies down on Broadway, Congreso Congreso y un largo etcétera…

¿Qué viene para Rodriguistas en lo que queda de año?

—Seguimos presentando Peligrosos… ya se ha presentado en Santiago, Talca, Linares, San Javier y Concepción. Se viene una fecha importante que cerrará el ciclo de conciertos Peligrosos para empezar a grabar dos Ep´s que tengo casi listos y poder hacer un par de videoclips. La idea es seguir grabando y tocando en vivo lo más posible, dentro o fuera de Chile, ojalá seguir sumando ciudades y canciones en el cuerpo para jubilar tranquilo…

Para distraer

Sobre el autor:

Jonnathan Opazo Hernández (@ensayo_error) es autor de Junkopia y mantiene el blog lacitadeunacita.

Comentarios