Publicidad

Sin Lencería, disfrute y rugido del punk feminista

por · Abril de 2019

Publicidad

Irrumpe el punk de Sin Lencería en medio de la exposición de la artista feminista Senoritaugarte, en el Centro Cultural de Quilicura, el pasado 7 de marzo. El cruce de lenguajes sonoros y visuales, presentes en la inauguración de la muestra, se desplazan a la práctica misma del proyecto musical de esta banda quilicurana que nace el 2012. Con un punk seguro en su ejecución, la banda se posiciona con un discurso donde la crítica social y los feminismos rugen… y rugen mucho.

El trío está integrado —en sus inicios— por Sabrina, en guitarra; Kenia, en bajo; y Paulina en batería. Con esta alineación comienzan sus procesos creativos que dieron fruto a la grabación de su primer demo, Entre medias y bocas.  A principios del 2017 lanzan el EP Ema toma el poder. Ese mismo año se retira Sabrina y entra en voz y guitarra Adelen. Durante este periodo registran los dos singles “No quiero tus piropos” y “Revolcarme”, en la antología llamada Al Unísono, producido por el Centro Musical Municipal Valentín Trujillo, en Quilicura. Este trabajo define el camino de profesionalización para la banda y releva lo fundamental que son los apoyos municipales cuando se piensan y proyectan con lucidez. Al alero del centro musical, el trío punk, graba este año un nuevo EP llamado Sin Lencería, ni miedos y que reúne los singles “36 horas” e “Ilusiones”. Precisamente, para esta última canción, acaban de estrenar su primer videoclip, junto a MiauFilms, trabajo visual que ya circula en sus plataformas digitales.

Sin Lencería se ha presentado en distintos escenarios durante los últimos años, en Santiago y otras ciudades, y se han sumado a las distintas acciones de los movimientos feministas.  Sus sonidos e identidad han sido reconocidos en festivales como MASA y Cosquín Rock Chile. Escucharlas es una experiencia que toca varias dimensiones musicales y texturas temporales. Se cruzan en su proyecto las pulsiones políticas del Riot Grrrl, el punk noventero y una puesta en escena que nos mueve a lo clásico del género, incluso del grounge.  La voz principal de la guitarra se entrama a las armonías vocales de Kenia y Paulina, marcando significativamente el sello musical de la banda. El potencial político se evidencia a través de líricas potentes, que visibilizan las violencias cotidianas que sufren las mujeres, volviendo el proyecto musical una toma de posición y acción en sí misma. El trío, en escena, disfruta, ejecuta resueltamente, se conecta con la audiencia y despliega un entrepuente que nos permite hacernos parte de una experiencia musical.

Pronto las veremos en La Cumbre, este 18 de mayo, mientras se dedican 100% a nuevos procesos creativos para sumar nuevas canciones y un segundo videoclip. Sin Lencería está sumando nuevos relatos al punk y las puedes escuchar en YouTube:

Sin Lencería, disfrute y rugido del punk feminista

Sobre el autor:

Paulina Barrenechea

Comentarios