Publicidad

Te están vigilando

por · Septiembre de 2016

La nueva película de Henry Joost y Ariel Schulman cuenta cómo una estudiante de secundaria entra a un juego «online» en el cual un grupo de anónimos «observadores» paga para que los jugadores cumplan retos.

Publicidad

Hace unas horas fui a ver Nerve, la nueva película de Henry Joost y Ariel Schulman, los creadores del famoso documental (y posteriormente serie de TV) Catfish. El filme cuenta cómo Vee (Emma Roberts), una estudiante de secundaria con pasión por la fotografía (un dato sobre el cual hacen énfasis, pero que no sirve en nada a la trama), entra a un juego «online» llamado Nerve, en el cual un grupo de anónimos «observadores» paga para que los jugadores cumplan retos. Los participantes deben superar cada uno de los retos, a la vez que los transmiten en vivo desde sus celulares. Para generar las pruebas, el juego accede a las redes sociales y cuentas bancarias de los participantes. Desde ese instante (¿o antes?) su pasado, presente y futuro está controlado por el juego.

Tras ver Nerve, tomé cinta adhesiva para tapar las cámaras de mi celular y mi computadora. A pesar de ello, sé que nunca dejaremos de estar vigilados. El gran ojo de Sauron se ha multiplicado y está en cada esquina, en cada persona con la que nos tropezamos en el camino.

Nerve se luce al crear una ficción que evidencia cómo la tecnología tiene un control tan potente sobre nuestras (precarias) vidas, que un solo click puede desaparecernos, arruinarnos e, incluso, eliminarlos. La película hace además referencias a temas tan sonados hoy como lo es las redes distribuidas (que permiten que «nada» puede ser borrado digitalmente), la «falsedad» del anonimato por Internet, la complicidad criminal de quienes hacen uso de la red para mirar o acceder a contenido no autorizado.

Si bien la película no es tan creíble a nivel de exactitud computista como sí lo es la serie Mr. Robot, se trata de un thriller entretenido, con algunas escenas de bastante tensión, pero con unos últimos 15 minutos decepcionantes. Por otro lado, los personajes secundarios no están bien logrados, y por ello sus actos nos parecen inverosímiles. Sin embargo, hay que destacar el manejo de dirección, edición y fotografía para vincular los dispositivos digitales a la historia.

¿Te atreverías a participar en un juego comoNerve si existiera? ¿Cumplirías retos absurdos y peligrosos por dinero mientras miles de anónimos te ven y comentan? Quizá #PokémonGo es una prueba para lo que vendrá. Quizá seremos nosotros a quienes cacen en un futuro cercano.

Te están vigilando

Sobre el autor:

Alejandro Martínez ha colaborado para distintas revistas en América Latina y Estados Unidos.

Comentarios