Publicidad

De sospechoso en Boston a la tapa de Rolling Stone

por · Julio de 2013

«Cómo un estudiante popular y prometedor cayó en manos del islam radical y se convirtió en un monstruo». El supuesto atacante de Boston aparece en la tapa de agosto y saca chispas en EE.UU.

Publicidad

Las portadas de Rolling Stone no son cualquier cosa: desde los 70s que los grandes íconos de la cultura pop han posado para el lente de la revista estadounidense que marca a generaciones. Ahora, una foto del supuesto atacante de Boston, Dzohkhar Tsarnaev, en la portada del número de agosto, saca chispas entre los estadounidenses.

Tsarnaev3Todavía no sale a la venta y el nuevo número de la revista desató la polémica. Rolling Stone publicó en su página de Facebook que su portada de agosto estaría dedicada al menor de los hermanos Tsarnaev, uno de los presuntos autores de los atentados de Boston en abril pasado.

En la foto, Tsarnaev, de 19 años, aparece en primer plano, en una imagen tomada por él mismo y que fue obtenida de una de sus cuentas en redes sociales. La bajada que acompaña al título «The bomber», dice: «Cómo un estudiante popular y prometedor, al que su familia le falló, cayó en manos del islam radical y se convirtió en un monstruo».

El artículo, escrito por Janet Reitman, cuenta la historia del joven narrada por amigos y compañeros de colegio.

Pero, a pocos minutos del adelanto, la polémica se disparó: el sitio recibió más de 18.000 comentarios, en su mayoría negativos, y réplicas de la portada con fotos de las víctimas del atentado:

946600_10201730677489008_1484561920_n

No fue suficiente que más tarde Rolling Stone publicara un comunicado defendiendo su portada, poniendo en claro su “compromiso con la cobertura seria y reflexiva”.

«Nuestros corazones están con las víctimas de las bombas en la maratón de Boston y nuestros pensamientos están siempre con ellos y con su familia», dice el posteo.

Pero la lluvia de insultos vino encima, principalmente porque se les acusa de “glorificar” a Tsarnaev, de compararlo con el cantante Jim Morrison e, incluso, piden a sus lectores cancelar las suscripciones de la revista.

«Rolling Stone debería darte vergüenza», dice alguien. «Jeff Bauman, quien perdió sus dos piernas en el atentado, debería estar en portada», escribe otro. Pero el escándalo no termina en Facebook.

Los medios locales mostraron la historia y el presidente del Consejo Municipal de Boston, Stephen Murphy, dijo que la portada era “repugnante”. Otros incluso hicieron un llamado a quemar ejemplares de la revista.

Según reporta BBC, unos cuantos optaron por tomar medidas con guante blanco. La cadena de farmacias CVS anunció a través de Twitter que boicotearía los ejemplares «por respeto a las víctimas y sus seres queridos», mientras que Walgreens anunció que mantendría sus estantes sin ejemplares de la revista.

También algunas cadenas de supermercados de Boston anunciaron su decisión de no ofrecer «ese producto para la venta en sus tiendas».

Una de las reacciones más importantes la tuvo hace pocas horas un fotógrafo de la policía.

El Boston Magazine publica hoy varias imágenes de la captura de Dzhokhar Tsarnaev, en las que el joven de origen checheno aparece con las manos en alto abandonando el barco en el que se había escondido de la policía. Es «El verdadero rostro del terror», titula la publicación. El sargento Sean Murphy, fotógrafo oficial de la policía de Massachusetts, entregó las fotografías para contrarrestar la imagen del terrorista de la maratón de Boston en la portada de Rolling Stone.

En las imágenes se ve al sospechoso al momento de su rendición y con un láser de un francotirador en la cabeza.

emerges
Tsarnaev2

La alharaca

Todo el ruido de los lectores de RS no rechaza la idea de dedicar un extenso reportaje a Tsarnaev, más bien, se centra en haber dado la portada —un espacio que tradicionalmente celebra al entrevistado— a un hombre acusado de atentado.

Rolling Stone ha hecho mucho en las últimas décadas para dar forma a la cultura popular y las celebridades en Estados Unidos. Por eso, para algunos, Tsarnaev está siendo representado como un ícono cultural: la fotografía color sepia, donde aparece soñador y ausente, parece una reliquia de los años 70, como idealizando sus presuntos crímenes.

La revista se defendió diciendo que «el tema de portada entra dentro (…) del compromiso de largo alcance de la revista Rolling Stone de una cobertura seria y reflexiva de las cuestiones políticas y culturales de actualidad más importantes del mundo».

Añadió que muchos de sus lectores están en el mismo grupo de edad que el sospechoso y que era importante explorar el tema.

De sospechoso en Boston a la tapa de Rolling Stone

Sobre el autor:

Felipe Ojeda (@paniko).

Comentarios