Publicidad

El abecé de Los Tetas

por · Enero de 2013

Publicidad

No había mucha diferencia entre un ensayo de rutina y el concierto de Los Tetas en el GAM. Apenas comenzó el evento —que es parte del ciclo Tocatas mil, de ese eufemismo para el bolsillo que es Santiago a mil— algunos instrumentos simplemente dejaron de sonar. Los roadies demoraron en auxiliar a los músicos y sus amplificadores y, al menos durante todo el inicio, la iluminación parecía dispuesta para una obra de títeres, rígida, estática, apuntando a los cables, por lo que los integrantes de la banda se movían en penumbras. Todo esto en una Sala 1 repleta de gente, con entradas generales a $7 mil y cámaras de televisión grabando.

Cuando se entiende la cultura como un bien de consumo, en centros culturales como espacios públicos que carecen de carácter definido, huelen de modo artificial, cumplen funciones provisionales, parece que no hay mucho por hacer como espectador. Lo que se consume se disuelve, se diluye y desaparece. La cultura, al revés, sin ponerse académico, es una expresión de todos y para todos y no un entretenimiento de los fines de semana o un monopolio de las elites intelectuales y académicas. Eso lo entiende Santiago a mil, que este año se reparte por lugares alejados de los circuitos culturales establecidos —construidos por municipios con tanto presupuesto como sombra de la cordillera. Como nunca hay obras gratuitas y abiertas en Lo Prado, Pedro Aguirre Cerda, La Granja, Talagante, Puente Alto, Melipilla y otros sitios que puedes consultar en este link. Pero volvamos a este concierto de $7 mil entrada general y $5 mil estudiantes y tercera edad.

Los Tetas ya cumplieron un año desde su regreso en diciembre de 2011 y, de a poco, entendemos la nueva mecánica de la banda. Cosas como que:

a) Deberían incluir a Felo Foncea en todas las fotos promocionales. Solo C-Funk lo saca de los teclados cuando tocan “La eternidad”. El resto del tiempo es inamovible.

b) Si bien el repertorio se basa en los discos Mama funk (1995) y La medicina (1998), el último tiempo están tocando “Despertar” del Tómala! (2002) y algunas canciones de su nuevo Ep.

c) ¡Los Tetas lanzaron un nuevo Ep! Se llama El movimiento (2012) y al parecer ha pasado desapercibido. Según contó Tea Time en algún momento del tema “El movimiento”, alude al fervor estudiantil del último par de años. «Es como una metáfora de lo que pasa en la sociedad, para no ser tan obvios».

d) Hubo varios problemas técnicos durante el concierto, lo dijimos, pero la banda salió al paso con un pedazo de “Billie Jean”, un par de improvisaciones (con unos cuantos pilarsordismos) de Tea Time y otra con la voz del bajista Rulo.

e) “Porcel” parece ser el tema favorito de la banda. No está al comienzo ni al final de sus shows. Cuando regresaron en 2011 hicieron el amago de tocarlo al principio. Y ahora le hicieron una intro nueva.

f) Los Tetas están tocando casi todas las semanas, se mueven por todo el circuito capitalino y es raro que no aparezcan en algún cartel de festival, como sacudiéndose de esa idea de un regreso puntual y con fecha de vencimiento tipo Soda Stereo.

g) En un par de solos, el guitarrista C-Funk se metió entre el público con la Gibson Les Paul colgada, ampliando el escenario hasta los accesos laterales.

h) La banda ya anunció que prepara un nuevo disco de estudio para este año, el Lp sucesor del Ep El movimiento (2012), además del lanzamiento de un DVD con su concierto de regreso del pasado 21 de diciembre de 2011 en el Teatro Caupolicán.

i) Antes de que cualquier músico se asomara, cuando todos tomaban asiento, una grabación invitó por los parlantes a mantener ciertas conductas y a guardar las cámaras y celulares. La pifiadera llenó la Sala 1 del GAM y, ya para el final, Los Tetas aprovecharon ese guiño para subir a toda su fanaticada al escenario principal, sin parar de tocar en ningún momento, con cada músico rodeado de cámaras, celulares, ipads, cantantes improvisados y guitarristas, bateristas y bajistas aéreos.

Ese caos de varios minutos, al ritmo de “Corazón de sandía” y luego “Cha cha cha”, hizo que todo valiera la pena.

El abecé de Los Tetas

Sobre el autor:

Alejandro Jofré (@rebobinars) es periodista y editor de paniko.cl.

Comentarios