Publicidad

La noche de Julieta Venegas en el Caupolicán

por · Mayo de 2011

Publicidad

Tras una potente apertura de Camila Moreno, donde la consentida de Marcelo Aldunate jugó con todas sus variantes, apareció Julieta Venegas con un show sólido, en donde se paseó por sus grandes éxitos y temas de su nuevo disco Otra Cosa, e incluso invitó a Gepe y Ana Tijoux, convocando desde niños en brazo hasta abuelos dispuestos a escuchar su arcoiris musical.

La trayectoria de la mexicana, sobre todo en nuestro país, asegura un espectáculo inolvidable, y por lo mismo no es extraño ver un Caupolicán repleto de gente y a una Venegas que pasó del piano a la guitarra, el acordeón y el cavaquinho con gran dominio y soltura.

Limón y Sal, Lento, Andar Conmigo y Me Voy, fueron altos, además de algunos temas de su nuevo disco, como la homónima Otra Cosa, Amores Platónicos, Duda y Original, que fueron coreadas con gran entusiasmo a pesar de su corta vida [el nuevo disco fue lanzado en 2010].

El vínculo con Chile se tradujo en su admiración por ciertos artistas chilenos, invitando al escenario a sus amigos Gepe y Ana Tijoux, que aparece en su videoclip Eres para mí. El primero interpretó Debajo de mi lengua, mientras que la rapera franco-chilena cantó el pegote sencillo que grabaron juntas para el disco Limón y sal de la mexicana, con una introducción que rememoró La rosa de los vientos de Makiza.

La cantante tuvo una presentación contundente en todos sus aspectos. Fue acompañada gran parte del concierto con proyecciones audiovisuales minimalistas y otras que hacían referencias a sus videoclips, como Duda. A pesar de haber sido un gran escenario, su personalidad “maternal”, su desplante simple y humilde hizo que se sintiera como una tocata pequeña y cercana.

Julieta Venegas se desenvuelve por el escenario y es capaz de controlar el ritmo y el sentimiento no sólo de los músicos que la acompañan, sino que también del público, que canta sus hits radiales, luego se sienta a escuchar temas lentos, para terminar bailando Sin documentos (original de Los Rodríguez), y luego corear Andar Conmigo con gran potencia, considerando agradecidos, que es el fin del espectáculo.

La noche de Julieta Venegas en el Caupolicán

Sobre el autor:

José Miguel Portilla

Comentarios