Publicidad

¿Qué pasó, güero?

por · Abril de 2012

Publicidad

La noche del viernes estaba lista para ser una de aquellas: Pánico se presentaba en el mítico Teatro Mauri de Valparaíso. La banda radicada en Francia y que volvió a Chile a hacer Tour Bonsai, y que son los responsables de la musicalización de la cinta de Cristián Jiménez, Bonsái, basada en la novela publicada por Anagrama en 2006 del escritor chileno Alejandro Zambra. Y de paso, a mostrar su disco Kick, editado el 2010, por el sello Tigersushi en Francia y por el sello escocés Chemikal Underground -sello que ha acogido a bandas de tamaña relevancia como a The Delgados, Mogwai, Arab Strap- para su masificación a nivel mundial, pero el retraso en la prueba de sonido y en el comienzo, atrasó el lleno total del teatro y el fervor en sus fans.

// Fotos: Jorge Severino.

Una noche que tenía todo para ser una jornada triunfal para Pánico en Valparaíso: Carolina Tres Estrellas lúcida en su bajo Rickenbacker; Guillermo “Memoria Radial” Dumay desquiciándose en su guitarra durante todo el recital. Y lo particular: su baterista Tatán Cavernícola estaba de cumpleaños y el público coreó su festejo. En el ambiente se olía que sería una noche para cabecearla y transpirarla. Pero faltó ese ingrediente para llegar a la cima: la energía del rock&roll.

El recital que comenzó a eso de las 1:10 de la mañana, tuvo en una lánguida espera a sus fieles fans que esperaban a la banda. Edie Pistolas. Durante el show el público se dividía en dos: el dispuesto a patear cráneos y que gozó con cada hit, y el otro que miraba cauto, con distancia.

El rock era el antídoto más eficaz para pasar el frío en la noche porteña, y su gente lo sabía. Los chileno-franceses se dieron vueltas por todos sus clásicos: “Flor Japonesa”, “Transpíralo”, “Lupita”, “Las cosas van más lento”, “Surfer”, “Sonido Sound”, “Horizon”, entre otros. Uno de los momentos altos fue cuando sonaron las melodías de Trans-pí-ra-lo guey. El ambiente se transformaba a ratos en una fiesta a lo “24 hrs Party People”. Otro momento memorable fue cuando tocaron “Lupita”.

Pánico está con un sonido en su virtud lisérgica, en esa amplia búsqueda de un sonido con carácter y de pleno viaje. El público, eso sí, añoraba ese sonido rockero-noventero. Ese sonido que atrapó a una generación entera y que en su gran mayoría el público extrañó. Un show de 22 temas-que fue el mismo presentado en la Ex Oz el pasado 12 de abril-, y que tuvo 3 encores, que dejó una sensación inconclusa a los cientos de fans que fueron a Teatro Mauri. Un lleno tardío y su retraso marcaron una nueva jornada de Pánico en Valparaíso.

¿Qué pasó, güero?

Sobre el autor:

Gonzalo Silva Mery (@radiomaan) es estudiante de periodismo, adicto a recitales y guitarrero por vocación

Comentarios